Logo
Imprimir esta página

LA MUJER Y LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Destacado LA  MUJER Y LA NUEVA CONSTITUCIÓN

¿Cuál  es el rol de las mujeres que nos van a representar en el crucial compromiso de avanzar en el reconocimiento de los derechos que se nos han negado por siempre en este país patriarcal y tan atrasado en relación al resto de los países desarrollados?.

Es preciso que nuestras mujeres tengan el coraje de exigir y demandar con fuerza, justicia para los atentados a la dignidad, y a la vida de tantas mujeres víctimas de la violencia, de seres enfermos de odio que olvidan su condición humana. La historia y la realidad cotidiana nos dicen que a pesar de los hechos y de los grandes esfuerzos de nuestras mujeres luchadoras, desde los albores de la independencia, no hemos avanzado en leyes que nos protejan y castiguen con todo rigor los delitos cometidos contra nosotras.

Esta realidad es solo una muestra de las iniquidades que sufrimos. En este país somos seres muy inferiores al sexo masculino. Somos desde la infancia el "sexo débil", aquella parte de la sociedad que colabora en las tareas domésticas y tiene que rendir en los estudios de igual modo que sus hermanos. Más tarde, la familia de pocos recursos prioriza estudios superiores a los hijos varones. La historia continúa con la maternidad, ella tan débil soporta varios partos, se preocupa de la crianza de los hijos de la salud de toda la familia y es la cuidadora de los familiares ancianos o discapacitados. Esto en el ámbito familiar.

 

En lo laboral muchas veces debe conciliar trabajo fuera del hogar y todo el peso de las labores domésticas. Su sueldo siempre es menor que el de un  varón de su misma responsabilidad. En los puestos directivos es una excepción ver a una mujer, aun cuando tenga mayor preparación que otros postulantes. En la atención de salud, se castiga la fecundidad como si fuese una enfermedad contagiosa y cara. Nuestra población no ha sido educada en el respeto a la mujer, de pronto nada valen los homenajes al día de la madre si ellas no tienen las condiciones de vivir una existencia digna, de labores compartidas, de un Estado que valore la entrega de toda una vida por el bienestar de sus ciudadanos, dictando leyes y beneficios para el enorme sacrificio que las mujeres aportamos al país.

 

No hemos hablado de los derechos legales que no tiene la mujer en Chile, todo en este ámbito favorece al hombre. Necesitamos un cambio real, una condición de vida que esté equilibrada con los derechos de los varones, quienes también están luchando por mejores condiciones de vida. Nosotras hemos esperado demasiado tiempo que las autoridades se interesen por mejorar nuestra situación, ya no creemos que por la vía de esperar este acto de tardía justicia, alcance siquiera a cambiar el futuro de nuestras hijas y nietas. Esperamos con gran fe, que nuestras mujeres constituyentes hagan posible con su participación que se estampe a fuego el derecho de cada mujer de este país, de vivir en paz, de tener el respeto y la protección de toda la comunidad, de tener un Estado garante de la igualdad en el trabajo y ante la ley .

Un saludo esperanzado de nuestra agrupación femenina, formada para reivindicar nuestra condición y avanzar en la participación de las decisiones que impliquen lograr una Constitución justa e Igualitaria.

 

 

 

Modificado por última vez enMartes, 26 Enero 2021 15:45
Plantilla acondicionada por KaZeta